Al final del verano, es hora de prestar atención a los efectos ocasionados en la piel sensible por el cambio climático. Ya arranco el invierno y, como es natural, hay que prevenir los daños. Por ejemplo, la exfoliación, por poner un ejemplo, debe evitarse en estas épocas del año para no ocasionar lesiones.

El cuidado de la piel sensible debe empezar con el baño.

La temperatura del agua no ha de ser muy alta. En esta temporada, es común tomar baños calientes, que provocan una extracción más intensa de la oleosidad natural, reduciendo la cobertura lipídica que retiene la humedad de la piel.

Lo idóneo es que el agua esté tibia, aun lavándose la cara en el fregadero. Para secarlo, no frote la toalla, pase el tejido suavemente sobre la piel. Los dermatólogos recomiendan el empleo de jabones neutros, y por otro lado, evitar las esponjas. Si va a salir de casa, hidrate áreas más expuestas a la resequedad, como lo son los codos, las rodillas, los talones, entre otros sitios.

Como el calor desaparece en el invierno, tendemos a consumir mucha menos agua, y lo que es peor, lo hacemos de manera inconsciente. No obstante, consumir cantidades convenientes de agua, como tener una alimentación saludable, es esencial para sostener la hidratación de la piel y de todo el cuerpo. Es esencial invertir en una nutrición rica en vitaminas y antioxidantes, que contribuyen a frenar el envejecimiento de la piel.

Además de esto, las temperaturas más bajas del otoño y el invierno no significan que el protector solar deba quedar olvidado en el guardarropa. Los índices de radiación pueden ser aun menores, pero aun así, podrían ocasionar daños en la piel sensible, especialmente en combinación con otros factores.

Si no cuidas tu piel sensible, no solo tu piel se volverá rojiza, sino que podrías tener otros problemas como una intensa picazón en la piel reseca, así como heridas, quemaduras por frío intenso y micosis, o bien empeorar a enfermedades crónicas preexistentes, como alergias, dermatitis, soriasis, rosácea, entre otras.

Así que mejor cuídate de este frio.